¿Cómo envejecemos de manera saludable?

06 de junio de 2019
Mujer cortando verduras en una cocina

Una dieta antiinflamatoria puede desempeñar un papel importante.

Los adultos mayores pueden experimentar un mayor riesgo de enfermedad crónica, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. Una y otra vez, la inflamación ha demostrado ser una de las principales razones detrás del dolor y la enfermedad.

Muchas personas pueden estar familiarizadas con la inflamación aguda y los síntomas que pueden ocurrir cuando nos golpeamos el dedo del pie o giramos el tobillo. La inflamación aguda generalmente causa enrojecimiento o hinchazón. En la mayoría de los casos, dura un período de tiempo relativamente corto. Por otro lado, la inflamación crónica es persistente y dura años. Puede causar problemas graves como la osteoartritis, el lupus, la enfermedad de Crohn y varias enfermedades cardiovasculares.

¿Qué papel juega la comida?

La "dieta estadounidense estándar" es rica en grasas trans y saturadas, azúcares refinados y almidones, y productos altamente procesados. * Los alimentos como la carne roja, pasteles, galletas, mantequilla y refrescos contienen ácido araquidónico, un ácido graso que desencadena una respuesta inflamatoria en nuestros cuerpos Los productos que contienen azúcares añadidos también tienen un efecto proinflamatorio. Según el American Journal of Clinical Nutrition, los azúcares procesados ​​desencadenan la liberación de compuestos inflamatorios de señalización celular llamados citocinas. El consumo a largo plazo de los alimentos típicos de la dieta occidental y los azúcares añadidos puede provocar inflamación crónica, lo que puede provocar la falla de los órganos y otros sistemas corporales.

Ahora, la respuesta a la tan esperada pregunta: ¿Qué deberíamos comer? Las dietas veganas, vegetarianas y mediterráneas, o aquellas como los Enfoques dietéticos para detener la hipertensión (DASH), todas tienen efectos protectores y antiinflamatorios. * Estas dietas tienen una cosa en común: son principalmente de origen vegetal. Se recomienda que nuestra dieta consista principalmente de frutas, verduras, soja, nueces, aceite de oliva virgen extra, pescado graso y granos enteros. Estos alimentos pueden disminuir la inflamación, con la ayuda de sus propiedades fitoquímicas y antioxidantes. El consumo de una dieta alta en alimentos de origen vegetal puede desempeñar un papel en la prevención de muchas enfermedades crónicas, ayudándonos a vivir una mejor calidad de vida a medida que envejecemos.

Artículo provisto por cortesía de Haley Bishoff, pasante dietético en Spring Valley Hospital.

* "Inflamación y osteoartritis". Dietista de hoy, octubre de 2016, www.todaysdietitian.com/newarchives/1016p48.shtml