¡La ayuda que necesitaba!

31 de diciembre de 2018
Valley Health System - Senior Advantage

Después de fracturarse la pierna en un accidente de bicicleta unos días antes de cumplir los 60 años, Lori Temple se propuso empezar a curarse de inmediato.

En Desert Springs Hospital le hicieron cirugía para reparar el daño y se sintió muy emocionada cuando pudo ir al Centro de Rehabilitación Hospitalaria del hospital para un tratamiento intensivo. "Las personas de allí me recibieron muy bien", comenta. "Fue realmente impactante lo que hicieron para ayudarme a mejorar".

Temple tiene una agitada carrera como directora de información de University of Nevada, Las Vegas, y debió aprender a afrontar ciertas tareas cotidianas antes de poder volver a su rutina y su hogar. El personal aprovechó su energía y diseñó su atención en torno a lo que podría tener buenos resultados para ella.

"Era claro que el objetivo cotidiano era ayudar a los pacientes a avanzar desde la situación actual hasta el próximo paso", recuerda Temple. "La atención compasiva e integral es maravillosa".

Durante la semana y media que pasó en el centro de rehabilitación, tuvo un mínimo de tres horas de tratamiento intensivo cinco días a la semana y 24 horas de apoyo de enfermería para darle mayor comodidad y seguridad.

"No podía poner nada de peso sobre mi pie", explica. En la fisioterapia, hizo ejercicios para fortalecer sus brazos y otros músculos, el tipo de ejercicios que le permitirían irse a casa.

Con la ayuda de los terapeutas ocupacionales, pudo dominar las tareas personales, como vestirse y tender la cama. Su esposo tomó fotografías de su casa, incluso del baño y los pasillos, para que el equipo de rehabilitación pudiera organizar el equipo que Temple necesitaría al irse a casa.

"La transición a casa fue maravillosa", comenta Temple. "Podía vestirme sola, bañarme, moverme en silla de ruedas por la casa por mí misma". También comenzó a trabajar desde su casa mientras continuaba haciendo ejercicios para reforzar su recuperación constante. "Poder hacer todas esas tareas al irme a casa fue muy importante".

Afrontó las dificultades con sentido del humor y sigue motivada al pensar en el equipo del hospital y los terapeutas que la alentaban a hacer "cinco más".

"No podría haberme sentido más feliz con el equipo de rehabilitación", dice.