Una cirugía cardíaca inesperada conlleva a buenos resultados

02 de noviembre de 2016
Foto de Samantha Blankenship.

Cuando Samantha Blankenship de 22 años comenzó a sentir un dolor inexplicable en los dedos de las manos y los pies el pasado mayo, no tenía idea de que fuera el resultado de una infección cardíaca poco frecuente y potencialmente fatal. "Soy una persona sana", dice Samantha. "Voy al gimnasio, hago senderismo y como comida saludable".

Así que cuando comenzó a sentir dolor en las articulaciones e hinchazón que la despertaban en medio de la noche, no sabía lo mal que estaba. Al principio, pensó que podría ser artritis reumatoide (AR) o posiblemente la enfermedad de Lyme. No fue hasta que le preguntaron sobre el dolor en el pecho durante una visita a la sala de emergencias del Spring Valley Hospital que las piezas comenzaron a encajar.

"La noche anterior, me había despertado con dolor en el pecho", recuerda. Nunca antes había sentido algo así. Samantha fue diagnosticada con endocarditis, una infección del recubrimiento interno de las cámaras y las válvulas del corazón. Los médicos descubrieron que su válvula mitral había crecido, lo que causó que su sangre fluya al corazón en vez de hacia el cuerpo. "Fue mucho para asimilar", dice Samantha. El 31 de mayo de 2016, el cirujano cardiovascular y torácico Nauman Jahangir, MD, realizó un pequeño reemplazo de la válvula mitral en Samantha.

La cirugía de válvula mínimamente invasiva es un área de especial interés en el Spring Valley Hospital y se brinda para pacientes aptos. Ofrece un resultado más estético, así como un retorno más rápido a las actividades cotidianas", dice el Dr. Jahangir. El procedimiento realizado en Samantha incluyó la eliminación de la válvula dañada y su sustitución por una nueva válvula biológica. "Elegí una válvula de cerdo porque no quería tomar Coumadin® (una medicación anticoagulante), que puede afectarme si quiero quedar embarazada", dice Samantha. Hoy, el corazón de Samantha está latiendo fuerte y está agradecida por la atención médica del Dr. Jahangir.

"Me da mucha confianza e hizo un gran trabajo en la cirugía," Samantha dice. "Hizo que mis padres de sintieran cómodos. Vieron su seguridad y se sintieron cómodos con él". Samantha Blankenship ahora volvió a gozar de buena salud después del tratamiento cardíaco avanzado que recibió en Spring Valley Hospital.

Conozca los servicios cardiovasculares de Spring Valley Hospital Medical Center >